Menu

Home

 

“Sin ton ni son” (ebook)

  Una vida que es una mentira nunca puede traer nada bueno. Gladys un día baja al sótano de la casa de su pareja y descubre todo aquello que se quería negar; en el fondo, sabía que las segundas oportunidades nunca se le iban a dar bien, pero se negaba a aceptarlo.

Cuando huye de Azáceta no sabe si hace lo correcto, piensa que quizá debe mirar hacia otro lado y conformarse con lo que tiene. Duda absolutamente si lo tiene merecido o no; solo conducir en medio del invierno le daría esa paz serena y profunda que precisaba, para aplacar el fuego devastador de su interior.

Necesita parar un momento, hacer salir sus miedos, sus angustias, toda aquella cobardía que habían encerrado sus sentimientos para que no sufriera. Parará en un desvío hacia Ilargi… nunca había visto ese cartel, a pesar de que había pasado un millón de veces por ahí cuando llevaba dirección a Vitoria, o iba en el sentido opuesto.

Al contrario de lo que esta quería hacer, al quitarse el abrigo y la bufanda, se queda un ratito ahí encima del volante, y se queda dormida. De repente, un todoterreno negro choca contra su maletero, y sale histérica y colérica, sin conocer de ninguna manera lo que le depara el futuro.​

                 CÓMPRALO YA EN EBOOK

comprar-aqui

 

 

                Para conseguirlo en papel, contactar con pilar_anat@hotmail.com​

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Opiniones y comentarios de los visitantes

(sorteo de “LA VIDA ES DE LOS VALIENTES”)

GANADOR DEL SORTEO DE JUNIO: Carlos Pons (Sueca, Valencia)

Ir al Sorteo 

—————————————————————————–
En pocas palabras…
(¿qué estás escribiendo actualmente, Pilar Ana?)

 

 

No razoné si era posible o no, solo sé que me bloqueé y empecé a llorar desconsoladamente…

Iba  a hundirme más todavía en mi miseria, cuando divisé al cuarto de los pájaros del Quiroga… daba la impresión que se paseaba de un extremo del ala al otro, y que no tenia interior de picar el cristal como lo demás… no sé si sabía lo que hacía, sin embargo, lo hizo… en uno de sus elegantes paseos al filo del abismo, el cuarto cuervo se quedó como obnubilado, mirando uno de los dos motores del avión, y observándome en todo momento, en un par de movimiento, se zabuyó en el segundo motor, haciendo que se estropeara y hubiera una gran explosión.

 


 

 

 

———————————————————————————————————-