Menu

En pocas palabras…

 

(¿qué estás escribiendo ahora, Pilar Ana?

 

Entre los dos me contaron que al salir de la casona mientras se caía a pedazos, Dafne era la que iba cargando conmigo… Estando ya fuera, dijo que había visto a unos viejos conocidos, y me depositó en los brazos de Mike.

Luego ya todo se ennegreció cuando él empezó a taparse la cara con la manga y a cortársele la voz, como si se quedara afónico sin ninguna causa aparente. Lo de la manga era un  gesto característico en su infancia; o bien le daba mucha vergüenza lo que iba decir, o bien le daba tanto pavor mencionarlo, que parecía que las cuerdas vocales se negaban a hacer su trabajo.