Menu

En pocas palabras…

 

(¿qué estás escribiendo ahora, Pilar Ana?

Cuando los vi al principio no pude apreciar el regalo que Oliver y Lilith les habían otorgado por haber acudido aunque  sin saberlo, a su dantesca boda.

Y yo que pensaba que eran los únicos que se iban a salvar de todo esto. Pues por lo que me dijeron mi amigo y Albertina, estaba equivocada y de lo primordialmente que tenía que estar consciente de haber hecho lo más considerado, de no haberles seguido a esos muchachos hasta la destrucción.