Menu

En pocas palabras…

 

(¿qué estás escribiendo ahora, Pilar Ana?

 

Lo veía tan concentrado y obtuso que nunca hubiera pensado que yo era la verdadera preocupación que le aturdía. Recordaba cuando hacia algunos años estaban tan de moda las series de zombis, y en uno de nuestros paseos cotidianos me frenó en un rincón para mencionar que si él se convirtiera en zombi, se comería un brazo antes de  acercarse a por mí  y hacerme daño.