Menu

En pocas palabras…

Muestra-Trabajo actual-Fragmentos

(¿qué estás escribiendo ahora, Pilar Ana??)

 

Después de haber estado en aquella caverna, Mike no sabía cómo, pero estaba seguro: esa era una de las callejuelas el Distrito de Whitechapel en Londres. Recordaba exactamente la última vez que estuvo allí…

Fue hace como mil años, aunque nunca jamás se le olvidaría que anduvo por esas mismas calles corriendo y escapando junto a Scarlet, y unos extraños y peligrosos maleantes que resultaron ser al final Johnny y Will, los únicos amigos que realmente tuvo desde su llegada  a esa taciturna ciudad. Su actuación incoherente y amenazadora fue luego explicada por el susto que llevaban en el cuerpo, tras haber visto que todos los clientes del The Ten Bells estaban muertos después de haber ingerido ese Bloody Mary, al que Salan y su novia Lilith les habían invitado a modo de celebración; y así, que fueron ellos los únicos supervivientes por el simple hecho de haber ido al baño en ese preciso instante.

A Mike le hubiera gustado volver a ese momento aunque solo hubiera sido por haber pasado un rato con Scarlet…

 

Enseguida volvió a la dura realidad y sintió una vez más la bofetada en la cara de la más cruel de las soledades; a A continuación, partiría para el The Ten Bells, después de haber aparecido envuelto en cartones como si fuera un mendigo cualquiera, que vagabundeaba perdido por las calles infinitas de una particular Londres.

Justo acababa de amanecer hacía unos minutos, y el pub sería su único destino, situado entre la esquina de Commercial Street y Fournier Street. Hacía mucho frío esa mañana y en un principio le dio mucha pereza a Mike ponerse en camino…

 

(fragmento de «¡CRACK, CRACK! ROMPEHUESOS II»)